junio 30, 2014

Juntos: En Cristo, en misión, en la universidad

Por: Benjamín

Cada cuatro años, IFES realiza una asamblea mundial, donde se reúnen delegados de casi todos los países con ministerios estudiantiles afiliados a esta comunidad. En 2015 México será el país anfitrión, y ya se está preparando todo para recibir este gran evento.

Durante la última semana de junio, del 23 al 27, tuve la oportunidad de participar en la junta del equipo de programa de la Asamblea Mundial, que se realizó en Morelos. Este equipo ha estado trabajando desde el año pasado, y ahora me invitaron a unirme para coordinar el área de arte y drama para el programa de la asamblea.

Es una gran bendición poder colaborar con el equipo de esta manera, como parte de Compa, y como parte de la familia internacional de IFES. En la junta pude conocer lo que ha trabajado el equipo durante estos meses, y tuve una idea más clara acerca del trabajo que me corresponde coordinar.

Todo este año estaremos trabajando en la preparación y coordinación de lecturas bíblicas dramatizadas, diseño y preparación de elementos creativos y artísiticos, y la conformación de un equipo internacional para realizar estas tareas. ¡Qué enorme bendición! Será mucho trabajo, pero de mano de un bello equipo que Dios ha preparado.

Algo muy enriquecedor de participar en esta junta fue escuchar la pasión y las ideas de hermanos de todas las regiones del mundo. De África, América del Norte, el Caribe, Europa, Asia y Latinoamérica, estábamos unidos por el evangelio, y por una misma misión.

Este será tiempo de orar y trabajar, para que Dios guíe a cada persona que estará coordinando algún área en la Asamblea Mundial. Oremos por Martin Haizman, director general de la asamblea; y por los equipos de programa y logística. Oremos también por la preparación de cientos de viajes que emprenderán los delegados que vendrán a nuestro país el próximo año. Oremos por la provisión de Dios en todos los aspectos.

junio 23, 2014

Graduación PAFOE generación 2013-2014

Jonathan, Nazaret, Abril, Valeria, Karla, Diana y Herson
El año pasado Dios nos permitió arrancar un proyecto que había sido un gran sueño: el Programa Anual de Formación en la Obra Estudiantil (PAFOE). Este sábado 21 de junio Dios nos dio la bendición de realizar la ceremonia de clausura, en que se graduaron seis participantes del programa.

La ceremonia de graduación estuvo llena de gratitud y alabanza al Señor. Es una gran alegría ver a seis asesores en formación concluir este programa, que es solo parte de lo que Dios ha usado y usará para moldear sus vidas.

Abril, Valeria, Jonathan (DF), Karla (Puebla), Diana (Veracruz) y Herson (Tabasco) dedicaron un año a formarse en teología y ministerio estudiantil, y recibieron un reconocimiento a dicho esfuerzo. También merece una mención especial Nazaret (DF), quien se unió al programa en los últimos meses, con miras a formarse en la siguiente generación del PAFOE.

Celebramos la gracia de Dios al proveer durante este año, al darnos la fuerza como equipo local para impartir los cursos, y al usar a los asesores en formación para bendecir a los estudiantes en sus grupos locales. La graduación de esta generación de "pafoístas" nos deja con mucho gozo, al vislumbrar lo que Dios está preparando para la obra estudiantil en los próximos años.

Si Dios lo permite, seguiremos orando y trabajando para que generaciones de asesores sean formadas en la Palabra para seguir sirviendo entre los estudiantes de una forma cada vez mejor. Seguiremos orando y trabajando para ver estudiantes que forman comunidades de discípulos transformados por el evangelio y que tienen un impacto en la universidad, la iglesia y la sociedad para la gloria de Cristo.

junio 16, 2014

Encontrando reposo en la oración

El equipo de asesores, en la Iglesia del Pacto, Tlalpan
El viernes 13 de junio asistimos, como equipo de asesores de la región DF, a un retiro de oración. Mario Martínez, asesor regional, preparó un tiempo para descansar en la Palabra de Dios, y en la oración.

Comenzamos el tiempo meditando en Juan 17, la oración de Jesús justo antes de su arresto. Encontramos esperanza y fortaleza en esas hermosas palabras de intercesión de Jesús. Después tuvimos un largo tiempo a solas, escuchando la voz del Señor en el mismo evangelio, en los capítulos 13 al 17. Fue un tiempo muy valioso para aquietar nuestra ocupada mente, y escuchar con calma lo que Él nos quería decir.

Para cerrar el tiempo juntos, el pastor Ernesto López compartió una reflexión en torno a Juan 17, animándonos a vivir de acuerdo a lo que Jesús pide en oración por sus seguidores.

Fue un retiro breve, pero muy sustancial. El tiempo con la Palabra y en oración fue muy refrescante y animador.